El hijo recién nacido del pastor Josué Rodríguez ayudó a generar la visión para el inicio de una nueva iglesia.

El hijo recién nacido del pastor Josué Rodríguez ayudó a generar la visión para el inicio de una nueva iglesia.

Rodríguez y su esposa, Hannah, provienen de dos entornos diferentes. Josué nació y se crió en Puerto Rico, su padre es pastor local, mientras que su esposa es originaria de Carolina del Norte.

Cuando la pareja tuvo su primer hijo en 2021, Rodríguez se preguntó en qué tipo de iglesia crecería su hijo.

“Rápidamente me di cuenta de que si vamos a la iglesia de mamá, nuestro hijo nunca se sentirá como en casa. Pero si vamos a la iglesia de papá, nuestro hijo nunca se sentirá como en casa allí tampoco”, dijo Rodríguez. “Porque, culturalmente, es una mezcla de los dos”.

Poco después del nacimiento de su hijo, la familia Rodríguez se mudó a Charlotte, enviada por iChurch en Hickory para plantar una iglesia allí. Mientras luchaba con esta pregunta sobre el futuro de su hijo, Rodríguez comenzó a examinar los números. Las estadísticas que consiguió sobre su nuevo hogar fueron asombrosas.

Según el censo de 2020, seis de cada 10 latinos ya no son considerados inmigrantes, habiendo nacido en Estados Unidos. Charlotte, con una población hispana de más de 150.000, probablemente tenga cerca de 100.000 latinos no inmigrantes.

“Este es un gran umbral que cruzamos en 2020”, dijo Rodríguez. “La mayoría de los latinos que vemos en las calles nacieron aquí. La mayoría de la gente no se da cuenta de eso”.

Rodríguez señaló que esta segunda generación, la población latina no inmigrante, tiene una cultura distinta a la primera. Los latinos de segunda generación crecen hablando español en el hogar y mantienen lazos con su herencia hispana, pero a menudo se asimilan a la cultura estadounidense más amplia de una manera que ya no se ven, actúan o hablan como sus padres.

Para Rodríguez, esta tendencia tiene implicaciones importantes para las Iglesias de habla español.

“Cuando se trata de parejas multiétnicas e hijos de personas que vinieron de paises donde se habla español, hay una gran brecha en la forma en adoran y sirven en la iglesia”, dijo Rodríguez. “Lo que está pasando es que las familias de habla español y las multiétnicas se están dividiendo en lo que respecta a sus iglesias. No pueden encontrar un lugar donde toda la familia pueda reunirse”.

El corazón de Rodríguez se rompió por la división generacional que observó. El darse cuenta de que su hijo probablemente enfrentaría problemas similares lo inspiró a proyectar una visión para Casa Viva, la iglesia que inició en Charlotte.

“El corazón de nuestra visión es cerrar la brecha entre los que hablan español y sus hijos nacidos y criados en los Estados Unidos, para que puedan encontrar una iglesia que toda la familia pueda amar”, dijo Rodríguez.

Este es un gran umbral que cruzamos en 2020. La mayoría de los latinos que vemos en las calles nacieron aquí. La mayoría de la gente no se da cuenta de eso

Desde su inicio a principios de 2022, Rodríguez y su equipo de lanzamiento han llamado a Casa Viva la iglesia Spanglish, una forma irónica de enfatizar la visión que Dios puso en sus corazones.

Los servicios en Casa Viva no son enteramente en español, ni enteramente en inglés; se esfuerzan por lograr una mezcla orgánica que resalte el valor de cada trasfondo cultural.

Durante los últimos seis meses, la Iglesia Casa Viva se ha reunido los sábados por la noche. Aunque la iglesia todavía está en sus primeras etapas, el equipo ya ha visto un crecimiento, de 20 a unas 60 personas por reunión.

Pero lo más importante, Rodríguez dice que la iglesia ya ha visto a Dios uniendo divisiones generacionales.

Contó una historia en la que una joven de habla español llegó a Casa Viva y encontró un hogar allí. Pronto trajo a su madre, que provenía de un entorno católico pero se enamoró de la iglesia. Luego trajeron al padre y al hijo, así como a la novia del hijo, una mujer que no hablaba español. Todos llegaron a conocer al Señor Jesucristo y ahora asisten regularmente a Casa Viva.

“Ninguno de ellos iba a la misma iglesia, ninguno de ellos practicaba la misma fe”, dijo Rodríguez. “Cuando todos encontraron un lugar donde se sintieron honrados, amados, cuidados y cómodos de pertenecer, pudieron unirse”.

La iglesia Casa Viva aún no se ha lanzado oficialmente, la iglesia todavía está buscando en oración un edificio para adorar a Dios los domingos por la mañana, pero Dios ya está trabajando en Casa Viva para cerrar la brecha entre generaciones y culturas.

Durante los últimos meses, Rodríguez y la iglesia han trabajado de cerca con el equipo de plantación de iglesias para los Bautistas de Carolina del Norte, ahora llamado SendNC. El director de SendNC, Mike Pittman, se siente alentado por lo que ha visto en Casa Viva.

“Durante años, nuestro equipo ha hablado sobre la necesidad de iniciar iglesias que se dediquen a alcanzar la segunda generación de nuestras obras lingüísticas en todo nuestro estado”, dijo Pittman. “Casa Viva puede no ser la primera en hacer esto, pero ciertamente son los primeros en adoptar el inicio de una iglesia enfocada en la próxima generación de hispanohablantes. Me encanta lo que Dios está haciendo con este equipo y oro para ver muchos más en el futuro cercano”.

¿Orará para que Dios use iglesias como Casa Viva para continuar uniendo a la comunidad hispana en Carolina del Norte? Para obtener más información sobre el inicio de iglesias o convertirse en una Iglesia que envía, visite www.SendNC.org (solo disponible en idioma inglés).